Para siempre en nuestros corazones

Monumento a Jimi Hendrix. (fuente).

“Para siempre en nuestros corazones” es un epitafio grabado en el monumento dedicado a Jimi Hendrix, que está enterrado en Renton, Washington.

El cementerio de mi ciudad no es un camposanto famoso como el de Renton o el de París, donde están las tumbas de Chopin o Edith Piaf, o el cementerio de Estocolmo, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1994; tampoco es como el de Buenos Aires, donde está enterrada Eva Perón.

Cementerio de La Recoleta en Buenos Aires. (fuente).

El personaje más ilustre que hay en el cementerio de mi ciudad es Don Miguel de Unamuno, escritor, filósofo, profesor de la Universidad de Salamanca y nombrado rector de la misma con 36 años. Y en cuya lápida, por cierto, también hay un hermoso epitafio.

Pero para mí es el cementerio más importante porque es donde están enterrados mis padres.

Cuando voy a visitar la tumba de mis progenitores, hay ocasiones en las que, de regreso, hago un pequeño rodeo en lugar de salir en línea recta.

El día 1 de noviembre, es el día de Todos los Santos, y como es costumbre, la gente acude ese día o en los días inmediatamente anteriores o posteriores a visitar a sus seres queridos y a depositar algunas flores.

Los primeros días de noviembre los cementerios están muy bonitos, adornados con flores, pero según van pasando las semanas y se va acercando el invierno y la lluvia, las flores se marchitan y las tumbas recobran su aspecto pétreo.

La costumbre habitual cuando se honra la memoria de un ser querido es colocar flores, aunque en esto de honrar a los allegados hay de todo, hay quien prefiere poner flores artificiales, más baratas y duraderas que las naturales, que se marchitan rápidamente.

También hay quien prefiere poner cosas que estén relacionadas con la vida de la persona enterrada como este bote con bujías y tuercas. Posiblemente el difunto era aficionado al mundo del motor, o posiblemente falleció en un accidente de tráfico, lo ignoro.

Hay una tumba que me llama la atención. Es la de un joven de 22 años y tiene unas cervezas. Estoy seguro de que debió disfrutar buenos momentos con sus amigos en algún bar y le han preferido homenajear con aquello que compartió con ellos, aparte de las típicas flores.

Por último, hay quien prefiere ser incinerado con lo que evita que sus familiares y amigos acudan a visitar sus restos y colocar ofrendas.

En los cementerios de veteranos de guerra estadounidenses es habitual ver monedas sobre las lápidas de los soldados.

(fuente).

En la mayoría de las páginas consultadas explican que la tradición se hizo popular durante la guerra de Vietnam. Una moneda sobre una tumba era una forma de mostrar respeto y de honrar al compañero de armas fallecido sin entrar en una discusión política e incómoda sobre una guerra que fue socialmente poco aceptada, que perdió Estados Unidos y que costó la vida a más de 58.000 militares.

(fuente).

Así una moneda de un centavo quiere decir que una persona visitó esa tumba solamente para presentar sus respetos aunque no tenga relación con el ejército ni con el fallecido.

Una moneda de 5 centavos significa que la persona que colocó la moneda y el difunto entrenaron en el mismo campo de entrenamiento.

Una moneda de 10 centavos significa que la conexión es más personal. Quien deja la moneda está diciendo que sirvió con él en algún momento.

Por último, al dejar una moneda de 25 centavos, estás diciendo a la familia que estabas con el soldado cuando murió.

El dinero depositado en los cementerios para veteranos se recoge periódicamente y los fondos se destinan al mantenimiento del camposanto o a los costos del entierro de exsoldados sin recursos.

(fuente).

El caso es que, aunque hay muchas páginas en internet que afirman que la tradición de depositar monedas surgió durante la guerra de Vietnam, he estado buscando algún dato de la época que mencionara el tema y no lo he encontrado. Al contrario, he visto algún artículo que afirma que el origen data del año 2009 cuando apareció publicado en la red y se extendió a través de correos electrónicos.

Sea como fuere, ¿qué más da?

No importa demasiado si la tradición comenzó antes o después.

Personalmente tampoco me parece importante si la persona fallecida está en un rico panteón adornado con lujosos mármoles o si descansa en un sencillo nicho como Miguel de Unamuno.

O si las flores son naturales o artificiales.

Lo importante es que ese amigo o familiar esté para siempre en nuestros corazones.

Bibliografía

ABC7 Chicago. (28 de mayo de 2017). What do coins on military tombstones mean? Obtenido de ABC 7 Chicago: https://abc7chicago.com/memorial-day-coins-on-tombstone-tombstones-fallen-soldiers/2048071/

Eric Milzarski. (16 de febrero de 2021). What happens to coins on military headstones? Obtenido de We are the mighty: https://www.wearethemighty.com/mighty-culture/coin-on-headstone/

Peter Reid. (14 de marzo de 2017). The meaning behind the tradition of leaving coins on veterans’ gravestones. Obtenido de American Military News: https://americanmilitarynews.com/2017/03/meaning-behind-tradition-leaving-coins-veterans-gravestones/

Snopes Staff. (20 de agosto de 2013). Why Are Coins Left on Gravestones in Cemeteries? Obtenido de Snopes: https://www.snopes.com/fact-check/coins-on-graves/

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos
A %d blogueros les gusta esto: